Share
A- A A+

Article from:

Creation  Volume 21Issue 1 Cover

Creation 21(1):48–50
December 1998

Creation magazine print - 1 yr new subn


US $25.00
View Item
The Creation Answers Book
by Various

US $9.00
View Item

Clonación: ¿Buena o mala?

por Werner Gitt

Un libro reciente, En el principio, era Dolly, dice:

‘La oveja siempre ha sido un símbolo de inocencia. Esto cambió abruptamente en la primavera de 1997. “Dolly”, una oveja de apenas tres meses de edad, colmó los titulares, desplazando a los políticos y las estrellas de pop de las portadas de periódicos y revistas. De un día para otro, la blanca y mullida “oveja de la inocencia" se había convertido en el símbolo de la amenaza para la sociedad humana a través de una extraña y nueva tecnología: la clonación.”1

¿Por qué tanto alboroto? Porque ‘Dolly’ era una copia genéticamente idéntica de una oveja adulta, un clon. Ella fue el primer clon de un mamífero.

¿Pero cómo juzgamos la clonación de acuerdo a la Biblia? Para responder esto, necesitamos alguna información sobre biología.

Cómo nació Dolly

El experimento de Wilmut involucró a tres ovejas hembra adultas. Primero tomó una célula de la ubre de la oveja A, que tenía seis años de edad y era del tipo Finn-Dorset. Luego fusionó la información genética en su núcleo con un óvulo de la oveja B, al que se le había removido el núcleo. Para estimular la división de esta nueva ‘combinación’ de óvulo se usaron pequeños choques eléctricos. Finalmente, el embrión resultante fue implantado en el útero de la oveja C, donde se desarrollo como cualquier otro embrión de oveja.

Luego de 150 días, Dolly se convirtió en la primera oveja en nacer sin un padre. Ahora también se han clonado ratones a partir de adultos. Esto se logró usando una célula del cúmulo, que rodea el ovario, y una técnica un poco diferente. Estos clones también han sido clonados, y estos de nuevo, en tres generaciones de clones saludables. Desde entonces también se ha clonado ganado.

Dolly fue la primera copia genéticamente idéntica de un adulto. A medida que un óvulo fertilizado progresivamente se divide, millones de células hijas se especializan en células de los músculos, células de la piel o células secretoras, por ejemplo.

Antes se pensaba que una célula especializada nunca se podía revertir y volver una célula no diferenciada, con todas las instrucciones genéticas para formar la criatura completa. Sin embargo, sabemos que incluso mamíferos adultos pueden ser clonados.

Las células de un ser viviente, ya sea en la piel, los pulmones, la nariz u otra parte, tienen un juego completo de ‘instrucciones’ genéticas, conocidas como el genoma. Desde la primera división del óvulo fertilizado, el núcleo de cada célula almacena toda la información genética.

Desde una etapa muy temprana del desarrollo del embrión, las células se especializan (o se diferencían) de manera que algunas se convierten en células nerviosas, algunas en células de la piel, etc. Cada una realiza funciones diferentes, basadas en partes diferentes del código genético. Aquella parte del genoma que no se necesita para la función especializada de una célula glandular, por ejemplo, no se pierde sino que se apaga: permanece ‘dormida’.
En 1996, Ian Wilmut logró despertar de su sueño la información escondida del núcleo de cada célula.

Dolly es una copia, un clon de la oveja cuya célula de la ubre fue usada. Un clon (del griego klon) es un individuo, planta, animal o ser humano, producido por reproducción no sexual de otro organismo que tiene componentes hereditarios idénticos. Se pueden derivar individuos de la misma célula (gemelos idénticos), o el clon puede originarse de la célula de otro individuo.
Aunque los clones tienen el mismo genotipo, nunca son absolutamente idénticos. La forma en que un individuo se desarrolla también depende en gran manera de su ambiente.

La clonación no es una invención humana. El Creador mismo planeó esta forma de reproducción. Cuando plantamos tubérculos de papa del año anterior, las papas que cosechamos después tienen el mismo sabor y son igualmente nutritivas. Esto se debe a que no hubo una nueva combinación de información hereditaria, que se da cuando una planta es polinizada con el ADN de otra. Son de hecho clones de la planta del año anterior.

Las fresas también se propagan de plantas que son en realidad clones de otras plantas, llevando un fruto con el mismo color y sabor.

También vemos clonación en el reino animal. Los pulgones se pueden reproducir sexualmente y por clonación. En primavera la primera generación de pulgones sale de los huevos fertilizados. Luego, el pulgón pone huevos que empiezan a dividirse sin ser fertilizados. Estos son clones de la madre. Muchos otros animales se reproducen por clonación: algunas abejas, hormigas, crustáceos y lagartijas.

En cuanto a las personas, sabemos que los gemelos idénticos son verdaderos clones. El óvulo fertilizado se divide en dos, y cada una de estas dos células ‘hijas’ se desarrolla separadamente. Son personas diferentes con un juego de genes absolutamente idéntico. Debido a esto tienen los mismos dones y talentos innatos, así como la misma predisposición a enfermedades particulares. Tienen el mismo color de cabello y ojos, la misma talla de zapato y los mismos rasgos. Pero a pesar de eso son dos personas diferentes: cada uno experimenta el mundo de una manera única, y cada uno es moldeado por sus propias experiencias y decisiones. Ambos tienen su propia personalidad y su propia alma.

Entonces, ¿le está permitido a la humanidad usar la técnica de la clonación? Los humanos fueron nombrados gobernadores sobre ‘los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra’ (Génesis 1:28). Así que no veo por qué no se pueda usar en plantas y animales. Especialmente donde hay un beneficio para la humanidad, como menos hambre o enfermedad. El ejemplo de Cristo indica que las cosas (como la sanidad, curar heridas, hacer la paz, y alimentar a los hambrientos) que se oponen a los efectos de la Maldición son ‘benditas’.

Cuando los humanos producen trigo que se puede cultivar en regiones frías, o usan selección artificial para obtener vacas que producen más leche, también estamos ‘manipulando la naturaleza’. Pero por supuesto, pocos se opondrían (o deberían oponerse) a esa intervención. Pienso que el mandamiento de Dios a los humanos de someter la Tierra (Génesis 1:28) también permite la clonación.

El temor mundial a la clonación se deriva de una vaga ansiedad y una confusión acerca de una tecnología que parece fuera de control. Günther Stockinger escribió en la revista de noticias alemana Der Spiegel, en una crónica del año 1997:

‘Biólogos y doctores en cualquier parte del mundo podrían tener la idea de generar copias genéticamente idénticas de genios, súper atletas, artistas o estrellas de cine. La persona del estante, u "Homo xerox", ya no sería sólo ficción. Incluso Hitlers y Stalins podrían ser producidos en los laboratorios de bio-modeladores si solamente una célula de ellos que se pudiera usar fuera encontrada.’

Una de las razones principales para este temor en este mundo ‘evolucionado’ de hoy, es que no existe una línea divisoria entre el reino animal y los humanos, así que los mismos estándares éticos se aplican a ambos.

La Biblia, sin embargo, dibuja una línea clara entre los animales y los humanos, y nos da guías éticas:

Los humanos fueron creados separadamente, a la imagen de Dios, a diferencia del reino animal (Génesis 1:27). Nuestra existencia va más allá de la muerte física (Lucas 16:19–31, Filipenses 1:23). En ninguna parte se indica que es así para los animales.

Dios le permitió a los humanos matar animales (Génesis 9:2–3). Acerca de otros humanos, Él mandó: ‘No matarás’ [el Hebreo רצח (ratsaj) significa ‘asesinar’] (Éxodo 20:13).

Dios le encomendó a los humanos el dominio sobre el reino animal (Génesis 1:26). Pero a los humanos nunca se les dijo que tuvieran dominio sobre otros humanos, ni que los manipularan, como sería el caso de la clonación de humanos.

Aún más, los humanos deben tener madres y padres, y donde sea posible, ser el fruto de una relación sagrada de matrimonio, la familia ordenada por Dios. Mientras que en circunstancias desafortunadas en un mundo caído algunas veces los niños van a ser criados por un solo padre, un clon nunca podría tener dos padres. De esa manera la clonación artificial de un ser humano completo se opone a los principios bíblicos, porque deliberadamente da lugar a esa situación.

Existen otras razones para rechazar la clonación artificial de humanos. Cada óvulo fertilizado, incluyendo aquellos de la clonación, es un nuevo individuo humano. Pero perfeccionar la técnica de la clonación requiere muchos experimentos. A muchos individuos se les permitiría comenzar la vida, sólo para ser destruidos deliberadamente. El director de investigación de una compañía de biotecnología dijo,

‘Mi punto de vista es que la investigación (sobre clonación humana) es inmoral en el presente y siempre será inmoral. Para hacer la técnica más eficiente se necesitaría mucha experimentación. Y para refinarla tendría que ser a expensas de tener bebés deformados. Para llegar a la situación en que pudiéramos clonar humanos eficientemente antes tendríamos que tener una historia de miseria.’2

De esa manera, mientras está bien clonar animales bajo ciertas circunstancias, para el beneficio de las personas, pienso que es absolutamente incorrecto intentar clonar humanos.

¿Un clon de Lenin sería otro Lenin?

Aunque es poco probable, el cuerpo momificado de Vladimir Ilyich Lenin podría proveer aún una muestra genética completa de su ADN. ¿Qué pasaría si alguien con la tecnología suficiente tratara de hacer un clon del ‘padre de la Revolución Rusa’?

Mucha gente no sabe que Lenin fue uno de los tiranos más sedientos de sangre de este siglo evolucionado. Según un artículo reciente de la revista Time3, su crueldad total fue el modelo para Stalin, Mao, Hitler y Pol Pot. El artículo cita a uno de los principales disidentes soviéticos de la era diciendo que de la pluma limpia de Lenin ‘fluían mares de sangre’.4 El mismo escritor nos da una clave de cómo este intelectual y académico pudo ser responsable por la cruel exterminación de decenas de millones: ‘[Lenin] era en lugar de eso una persona amable, cuya crueldad estaba estipulada por la ciencia…’.

En un discurso de un admirador de Lenin, el fallecido historiador australiano, Manning Clark, dijo cuando estaba en Moscú recibiendo la Medalla del Jubileo de Lenin5: Lenin pertenecía al ‘mundo post-Darwinista … [él] intentó hablarle a la gente de una vida sin Dios, sin la existencia de Dios.’ Puesto que Lenin fue persuadido por la ‘ciencia’ de que la evolución era un hecho, él ‘rechazó completamente la visión Judeocristiana del mundo y su concepción del lugar del hombre en el universo. Él no solo rechazó la versión religiosa de la creación del universo y el hombre, sino que, aún más importante, rechazó que el hombre había sido creado a imagen de Dios y que había caído, o para usar las palabras de sus oponentes, en pecado.’6

Así que Lenin sólo estaba siendo lógico, si Génesis es un mito, debemos rechazar toda noción de estándares absolutos de bueno y malo. ¿Entonces por qué no matar cuanta gente sea necesaria para traer el imaginado futuro del socialismo utópico?

Un clon de Lenin no resultaría necesariamente en un individuo igual de violento. La interacción de su muestra genética (idéntica) con las incontables diferencias en su ambiente y oportunidades en el hipotético clon de Lenin serían muy diferentes a las de su ‘padre’.

Como ser humano, tendría un alma única. Podría tomar sus propias decisiones en todas las áreas, incluso rechazar el evolucionismo que convirtió a Lenin en una máquina asesina. Podría ser incluso un creyente nacido de nuevo en el Señor Jesús. De manera que, aunque no justifica la clonación humana, los temores comunes acerca de ‘ejércitos’ de dictadores crueles idénticos carecen de base racional.7

Referencias

  1. Ingeborg y Josef Cernaj, Am Anfang war Dolly, Wilhelm Heyne Verlag, München, 1997, 207 pp. Regresar al texto.
  2. Dr Alan Colman, de PPL Therapeutics en Edimburgo, citado en un comunicado de prensa de Reuters (New York) en 1998. Regresar al texto.
  3. Time, abril 13, 1998, pp. 48–50. Regresar al texto.
  4. El mito de que la brutalidad de Stalin era una aberración, una desviación de las políticas positivas de Lenin, se ha desvanecido desde que los archivos soviéticos se hicieron públicos. Regresar al texto.
  5. El texto del discurso de Manning Clark fue publicado en The Australian, Junio 6, 1997 p. 11. Regresar al texto.
  6. Manning Clark, referencia 5. Regresar al texto.
  7. En cualquier caso, a menudo se pasa por alto que, mientras se espera que el ‘clon’ crezca de embrión a la adultez (unos 20 años o más), el ‘padre’ no permanecería ‘idéntico’, estaría envejeciendo todo el tiempo. Regresar al texto.

Long before this site existed, many millions searched on the word “creation”. When they do that now they will get to know this site exists and read the evidence that God is Creator. Help reach millions. Support this site

Copied to clipboard
4596
Product added to cart.
Click store to checkout.
In your shopping cart

Remove All Products in Cart
Go to store and Checkout
Go to store
Total price does not include shipping costs. Prices subject to change in accordance with your country’s store.