Share
A- A A+
The Greatest Hoax on Earth?
by Dr Jonathan Sarfati

US $15.00
View Item
The Mystery of Our Declining Genes


US $13.00
View Item
Creatures Do Change But It's Not Evolution


US $13.00
View Item

¡Que sale el tren de la evolución!

(Pero sale en dirección equivocada)

Por Carl Wieland

train a-comin

Credit stock.xchng

El ambiente en el concurrido vestíbulo del auditorio se encontraba animado con expectante curiosidad. Fue a finales de 1970, en los primeros embriagadores días del movimiento creacionista en Australia del Sur. El debate creación/evolución en el que estaba a punto de participar, ante unos 40 profesores de ciencias y con la participación de un prominente evolucionista académico, fue el primero en aquella región.

Al oír las palabras de una animada conversación, me di cuenta de que mi oponente se encontraba sólo unos metros a mi izquierda. Un profesor titular de Biología de las poblaciones, el cual hablaba locuazmente a un pequeño grupo de partidarios, sin percatarse de que se encontraba al alcance del oído del creacionista al que se refería.

"Esto es realmente frustrante", le oí decir. "Me siento como un astronauta que ha vuelto de la Luna, ha visto la Tierra esférica, y que se supone que ha de debatir con alguien que trata de decirle a la gente que la Tierra es plana. En mi trabajo vemos cómo la evolución tiene lugar delante de nuestros ojos".

En aquel entonces, antes de que los argumentos creacionistas hubieran tenido una amplia difusión, era comprensible que esta persona pensara así. Se podría quizá excusar que un profesor de Biología continuara perpetuando esa creencia tan ingenua. Simplemente asumían que los cambios genéticos fácilmente observables en muchos tipos de poblaciones vivas, serían una demostración evidente de que la evolución de los microbios al hombre era un hecho. Sólo habría que darles el tiempo suficiente, y "voilá", estos "micro-cambios" se acumularían, y serían continuamente filtrados y guiados por la selección natural .Parecía obvio y lógico esperar que estos "pequeños pasos" se seguirían sumando hasta el punto de producir los 'macro' cambios, los saltos realmente grandes, como el de rana a príncipe, o el de pez a -filósofo, ese tipo de cambios. (Como mostraremos más adelante en este artículo sin embargo, la verdad es exactamente lo contrario)

En este sentido, se puede entender fácilmente la perpleja frustración de este profesor de biología, porque pensaba que a menudo se encontraba viendo un trocito pequeño de lo que con el tiempo se convertiría cambio muy grande. Tenemos que comprender que aún hoy en día la mayoría de los evolucionistas todavía piensan de esta manera. Y esto es por lo que, francamente, las respuestas que habitualmente dan la mayoría de los creyentes en la Biblia cuando se les pregunta sobre el tema del cambio biológico no son suficientes.

Por ejemplo, un detractor podría decir: 'Los mosquitos han desarrollado resistencia al DDT en sólo 40 años. Si esto no es evolución sucediendo ante nuestros ojos, ¿qué lo es?". La mayoría de las respuestas cristianas se centran en la cantidad de cambio. Por ejemplo, se diría: "Bueno, eso es sólo variación dentro de una especie." O se respondería: "Pero el mosquito sigue siendo un mosquito, ¿no? No se ha convertido en otra cosa. "

Ambas respuestas son verdaderas. Pero son insuficientes y rara vez impresionan el detractor, que piensa, 'Bueno, eso es sólo una manera que tienen los cristianos de escabullirse. La evolución tarda millones de años, y aquí nos encontramos con este gran cambio en tan sólo 40 años. Así que en un millón de años ¡imagínese qué clase de cambio nos podríamos encontrar! '

La analogía que he usado desde hace muchos años para explicar esto en conferencias públicas es la de un tren. Imagínese que ve un tren saliendo de una estación de Miami, Florida, dirigiéndose al norte a Chicago.1 Usted observará su recorrido durante apenas unos cientos de metros. Pero puede suponer razonablemente que, si se le da el tiempo suficiente, llegará a Chicago. Usted ha visto pruebas sólidas que indican que en principio, el tren es capaz de hacer todo el recorrido, y por tanto no es necesario que usted lo vea hacer todo el viaje. Así es cómo los evolucionistas ven los pequeños cambios (a menudo llamados "microevolución", pero ver abajo a un lado) que suceden a nuestro alrededor. Si un mosquito ha cambiado un poco en 40 años, usted no necesita ver cómo se convierte en un elefante - ha demostrado que en principio, es capaz de hacer un viaje similarmente radical.

Lo que tenemos que tener en cuenta, y en lo que centrar nuestras respuestas, según le digo al público, no es la cantidad de cambio, sino el tipo o la dirección del cambio. No se trata sólo de que el tren no haya ido lo suficientemente lejos, sino que se desplaza en la dirección opuesta. Los tipos de cambios que se observan hoy en día, a pesar de que pueden ser acomodados dentro de un marco evolutivo, son, como veremos más adelante, precisamente y de manera demostrable, lo contrario de aquellos que los evolucionistas realmente necesitan para que su sistema de creencias tenga siquiera alguna apariencia de credibilidad.

De esta forma, aunque usted viese al tren saliendo de la estación de Miami, si en realidad el tren no se dirigiera hacia el norte hasta Chicago, sino que fuera en la dirección opuesta, hacia el Sur donde la vía (si la hubiera) le conduciría a las profundidades del océano azul, entonces en ese caso el tren nunca llegaría a Chicago. El tiempo no puede resolver este problema, ya que es imposible que llegue a Chicago en tren desplazándose en dirección opuesta. Así simplemente, una vez se puede señalar al público que el "tren de la evolución '(en realidad el tren de cambio biológico) se dirige "hacia abajo" y no "hacia arriba", entonces cuanto más tiempo transcurra, tanto menos probable será el conjunto del escenario evolucionista.

Antes de explicar lo que quiero decir por cambios biológicos con una "dirección", explicaré lo que dio origen a este artículo. Fue una reseña de un libro2 escrito por el conocido biólogo evolutivo Dr. Jerry Coyne, de la Universidad de Chicago, quien no pudo resistir la oportunidad de arremeter contra los creacionistas.3 Sorprendentemente, el mismo Coyne usa la analogía del viaje en tren, lo que refuerza mi argumento de cómo los evolucionistas ven este tema. Aunque su intención es burlarse de los creacionistas, sin quererlo nos ofrece una gran oportunidad para mostrar cómo este razonamiento tan común está también fuera de lugar.

El libro que se encontraba reseñando4 utiliza ejemplos familiares de cambios biológicos rápidos inducidos por el hombre (resistencia a los antibióticos en las bacterias, resistencia a los plaguicidas en los insectos, cambios en la tasa de crecimiento de los peces debidos la pesca excesiva) para conseguir que la gente "crea" una idea mayor, la de evolución de microbios al hombre.

Coyne deplora el hecho de que los ejemplos del libro, probablemente no van a cambiar la mente de los defensores del creacionismo, que ya han aceptado tales cambios como "adaptación dentro de una especie" ('variación dentro de un género' habría sido más preciso). Coyne dice que los creacionistas argumentan que 'cambios tan pequeños no pueden explicar la evolución de los nuevos grupos de plantas y animales, y sigue diciendo que: 'Este argumento desafía el sentido común. "Cuando, después de una visita por Navidad, nosotros [presumiblemente su familia en Chicago-CW] vimos a nuestra abuela salir en tren hacia Miami, asumimos que el resto de su viaje sería una extrapolación de ese cuarto de milla." Por lo tanto, dice Coyne, un "creacionista que no esté dispuesto a extrapolar de la micro- a la macro-evolución" está siendo "irracional".

Razón vs retórica

¿Por qué podemos decir con certidumbre que en cuanto a los cambios biológicos observables hoy (inducidos o no por el hombre), el tren va en la dirección equivocada? ¿Cómo es que cuando los evolucionistas usan el argumento del 'tren de la abuela' de la extrapolación, podemos darle la vuelta para que defienda el criterio opuesto? Esto es debido a que el verdadero problema en el cambio biológico se basa en lo que sucede a nivel del ADN, que tiene que ver con la información.5 La información transportada en el ADN, la molécula de la herencia, es como una receta, un conjunto de instrucciones para la fabricación de ciertos artículos.

Los evolucionistas enseñan que los organismos unicelulares6 (por ejemplo, protozoos) han dado lugar a pelícanos, granadas, personas y ponis. En cada caso, la "receta" del ADN ha tenido que someterse a un aumento neto de información masivo durante supuestos millones de años. Un organismo unicelular no tiene las instrucciones para la fabricación de ojos, oídos, sangre, piel, pezuñas, cerebro, etc., que los ponis necesitan. Así que para que los protozoos hayan dado lugar a los ponis, tendría que haber algún mecanismo que diera lugar a nueva información.

Los evolucionistas alaban la selección natural como si se tratara de una diosa creadora, pero la realidad (que invariablemente reconocen cuando se les presiona) es que la selección por sí sola siempre elimina información, nunca al contrario.7 Para que exista una manera de agregar información, la "única posibilidad" para los verdaderos creyentes de la evolución son errores de copia genéticos o accidentes, esto es, mutaciones al azar (que puedan ser 'filtradas' por la selección).8 Sin embargo, el problema es que si las mutaciones fueran capaces de añadir la información necesaria, deberíamos ver cientos de ejemplos a nuestro alrededor, si se tiene en cuenta que hay muchos miles de mutaciones que suceden continuamente. Pero cada vez que se estudian mutaciones, invariablemente se demuestra que se ha perdido o degradado la información. Esto es así incluso en los raros casos en que el defecto de la mutación da una ventaja a la supervivencia por ejemplo, la pérdida de las alas de los escarabajos en islas con mucho viento.9

¿Qué significado tiene una palabra? Micro vs macro

Muchos creacionistas dirían: "Aceptamos la microevolución, pero no la macroevolución". Como señala nuestro artículo principal, los cambios "micro" (es decir, las variaciones genéticas observables) no son capaces de acumularse y convertirse en macro de todos modos.

Sin embargo sugerimos, que lo más prudente es evitar el uso del término "microevolución". La mayoría de la gente entiende que estamos admitiendo que sí se da "poco de evolución". Es decir, un poco de ese mismo proceso que dado el suficiente tiempo, convertirá a los microbios en ciempiés, magnolias y microbiólogos. Por lo tanto, a uno se le puede considerar como descortés, o como en el ejemplo del 'tren' del Dr. Coyne, como irracional, por objetar lo que ellos ven como una distinción arbitraria entre lo "micro" y lo "macro".

En el caso de que el uso de esta terminología que potencialmente lleva a confusión fuese inevitable, debemos aprovechar siempre la oportunidad de señalar que los cambios a menudo etiquetados como "microevolución" no pueden ser parte del proceso necesario para la hipotética creencia que en última instancia el hombre surgió de la materia inanimada". Todos ellos son procesos en que se pierde información, y que por lo tanto para empezar dependen de la existencia de un repositorio de información.

Conforme las criaturas se diversifican, el banco de genes se va reduciendo cada vez más. Cuanto los organismos más se adaptan a su entorno mediante la selección, es decir, cuanto más especializados se hacen, menor es la fracción que portan del almacén original de información creada para su género. Por lo tanto, hay menos información disponible sobre la que la selección natural pudiera actuar en el futuro para 'readaptar' la población si cambiasen las circunstancias medioambientales. Las poblaciones menos flexibles y menos adaptables evidentemente no evolucionan sino que se dirigen hacia la extinción.

Vemos que, al igual que con el tren que sale desde Miami dirigiéndose al Sur, si el tipo de cambios que vemos hoy en día se extrapola en el tiempo, estos cambios conducen a la extinción y no hacia la evolución.

Recuerde, la creencia evolucionista enseña que en un pasado remoto, existieron seres vivos carentes de pulmones- los pulmones no habían evolucionado todavía, por lo tanto no existía la información en su ADN que codificase la formación del pulmón. Este programa tuvo que ser escrito, de alguna forma, Necesariamente tuvo que surgir nueva información que no existía previamente en ningún sitio.

Más tarde, aparecieron los pulmones, pero ninguna pluma en ningún lugar en el mundo, por lo que tampoco existía información genética para las plumas. La observación del mundo real ha demostrado de manera abrumadora que las mutaciones son totalmente incapaces de producir la nueva información que requiere el sistema.10 De hecho, las mutaciones en general aceleran la tendencia a la degeneración al añadir carga genética en forma de mutaciones perjudiciales, de las cuales hemos acumulado cientos a través de generaciones desde nuestros antepasados.11

En otras palabras, las poblaciones pueden cambiar y adaptarse, ya que tienen una gran cantidad de información (variedad) en la "composición" de su ADN. Pero a menos que las mutaciones puedan proporcionar nueva información, cada vez que se produce una variación/adaptación, la información total disminuye (conforme la selección se deshace de segmentos inadaptados de la población, alguna información se pierde junto con esa población).De esta forma, dada una cantidad fija de información, cuanta más adaptación se produce, menor es el potencial futuro de adaptación. El tren se dirige sin duda cuesta abajo, destinado a caer en el embarcadero de la extinción.

La suprema ironía es que, de todos los ejemplos loados por el Dr. Coyne como "evolución", tanto la resistencia a los antibióticos12 como los cambios en las tasas de crecimiento de peces, ni uno solo apoya su analogía del 'tren', sino más bien todo lo contrario. Ninguno implica una ganancia de información; todos muestran lo contrario, una pérdida neta de la misma. Reflexionando sobre todo esto, siento la misma frustración (sólo que al revés) que mi oponente evolucionista expresaba hace tantos años, la cual podría parafrasearse como: ¿Por qué no pueden verlo? Es obvio, ¿no? '

Quién sabe, tal vez de alguna manera este artículo caiga las manos del doctor Coyne. Quizá le dé, a él y algunos otros defensores de la evolución, algo en lo que pensar la próxima vez que suban a alguna de sus abuelas a un tren.

Artículos relacionados

Lecturas adicionales

Referencias y notas

  1. Yo normalmente uso ciudades australianas como ejemplo, por supuesto, pero éstas serán más reconocibles a los lectores de todo el mundo, y encajan mejor con los comentarios evolucionistas de Coyne posteriores en el artículo. Regresar al texto.
  2. Nature 412(6847):587–588, 9 August 2001. Regresar al texto.
  3. Dr Coyne fue citado en nuestro artículo sobre el fraude de la polilla moteada (Creation 21(3):56, 1999). Dijo que enterarse de que este "caballo ganador en nuestra cuadra [evolucionista]" tuviera que ser rechazado le dio la misma sensación de cuando se enteró de que Santa Claus no era real. Regresar al texto.
  4. Palumbi, S.R., The Evolution Explosion: How Humans Cause Rapid Evolutionary Change, W.W. Norton, New York, 2001. Regresar al texto.
  5. La complejidad especificada es otra manera de referirse al tipo de información transportada en texto escrito, o ADN. Ver Thaxton, CB, Bradley, WL y Olsen, RL, The Mystery of Life’s Origin capítulo 8, Lewis y Stanley, Dallas, Texas, 1984. Regresar al texto.
  6. Incluso las formas de vida más "simples'' que conocemos tienen cantidades masivas de información, que equivalen a más de medio millón de "letras". Regresar al texto.
  7. Wieland, C., Aguas fangosas, Creation 23(3):26–29, 2001. Regresar al texto.
  8. La hibridación es simplemente mezclar dos conjuntos de información pre-existente, y la duplicación del cromosoma (por ejemplo, la poliploidía) no crea ninguna información nueva. Regresar al texto.
  9. Wieland, C., meteduras de pata del escarabajo, Creation 19(3):30, 1997. Regresar al texto.
  10. Spetner, LM, ¡No por casualidad!, Judaica Press Inc., Nueva York, 1997. Regresar al texto.
  11. Muchas de estas mutaciones solo son perjudiciales si se heredan de ambos padres. Por eso hoy los matrimonios de parientes cercanos pueden causar deformidades biológicas en su descendencia, ya que existe una mayor posibilidad de heredar un mismo error genético de ambos padres que si nos casamos con alguien más alejado (todos estamos emparentados) el cual tendrá un conjunto diferente de errores. Pero cuanto más atrás en la historia, menos tiempo había transcurrido para para que tales errores se acumulasen, lo que apuntaría a una época en la que los matrimonios de parientes próximos no habrían causado tales problemas (Batten, D. Ed., La Creación Respuestas libro, Brisbane, Australia, "Quién fue la esposa de Caín? ", Capítulo 8, 1999). Regresar al texto.
  12. Wieland, C., Supergérmenes no tan super-después de todo, Creation 20(1):10–13, 1997. Regresar al texto.

They say time is money. Well, this site provides over 30 years of information. That’s a lot of money and time. Would you support our efforts to keep this information coming for 30 more years? Support this site

Comments closed
Article closed for commenting.
Available only from day of publication.
Copied to clipboard
10526
Product added to cart.
Click store to checkout.
In your shopping cart

Remove All Products in Cart
Go to store and Checkout
Go to store
Total price does not include shipping costs. Prices subject to change in accordance with your country’s store.