Explore
To help keep this free information coming, consider supporting CMI with an online end of year donation!
Also Available in:

El ateísmo necesita la evolución

¿Es la evolución el “resultado automático” de hechos?

por
traducido por Sally Lee Arias

freeimages.comAtheism-needs-evolution

La cuestión de los orígenes (de dónde vino todo) tiene solamente dos posibles respuestas: el universo surgió por sí solo, o no ocurrió así. Si surgió por sí solo, alguna clase de evolución cósmica tiene que haber ocurrido para dar lugar a ello. Y si no, debe haber venido de un Creador. No existe una tercera opción.1

Mucha gente parece estar convencida que la teoría de la evolución está basada en un análisis de hechos que claramente comprueban que la evolución es un proceso real a todo lo largo de la historia. Como dijo el evolucionista radical, Richard Dawkins:

Hay millones y millones de ejemplos de evidencia que ninguna persona razonable pueda de alguna manera discutir.2

Sin embargo, cada persona tiene un punto de partida de creencia sobre la cuestión de orígenes, una presuposición aceptada como algo veraz sin tener pruebas, un axioma. Aun si sostiene que su creencia básica es el resultado del análisis de una colección de verdades que formaron ese punto inicial, esto se mantiene como base de su sistema de creencias sin necesitar más evidencias.

El evolucionista, Michael Ruse, concedió que esto era cierto cuando dijo:

La evolución, semejante a la religión, descansa a priori sobre ciertas conclusiones metafísicas automáticas que no pueden ser comprobadas empíricamente.3

Como ejemplo abstracto, si alguien dice, “Creo ‘A’ ”, y otra persona le pregunta “¿Por qué?”, y el primero contesta, “Por ‘B’”, el argumento no puede seguir así sin fin (un regreso infinito). O sea, uno podría ocupar todo el alfabeto (a causa de ‘C’, a causa de ‘D’, etc); pero tarde o temprano, llega al punto donde se dice “Lo creo porque lo creo”. Últimamente llegará al punto de que esta creencia no podrá justificarse frente a otra creencia, porque de otro modo, la otra creencia llegaría a ser la “última” creencia.

Cuando la persona ha adoptado cierto punto inicial, mayormente toda la información subsiguiente será pasada a través de ese “filtro”, y eso se convertirá en su cosmovisión.4

La evolución como “resultado automático” del ateísmo

Para el ateo, el punto de partida es una creencia activa de que “No hay Dios” (a-theos), a pesar de la posición del revisionismo que sostiene esto es solamente la ausencia de una creencia en Dios. Si uno empieza con esta premisa,¿qué interpretación y explicación lógica podrían darse para lo que observamos en el universo (la diversidad de la vida, la experiencia humana, etc.)?

Los 5 puntos de la creencia atea

  1. (El naturalismo). Óbviamente, hay que creer que todo ha surgido a través de procesos naturales, porque la conclusión final es que no existe ninguna mente, diseñador inteligente o ‘guía de mano’ para explicar la existencia de las cosas.

  2. (De lo sencillo a lo complejo) Creer que nuestro universo, con su increíble complejidad, habría podido surgir completamente formado, no es viable. Entonces, tiene que haber ocurrido, y seguir ocurriendo actualmente, innumerables cambios en la materia con el transcurso del tiempo. Estos procesos tienen que haber causado que la materia procediera desde lo sencillo hacia lo más complejo.

  3. (Profundidad de tiempo) Para explicar la abrumadora diversidad de las cosas de nuestro universo, todos estos procesos tienen que haber ocurrido durante una profundidad incalculable de tiempo.

  4. (Los humanos son accidentes autónomos) Los seres humanos tienen que haber surgido a través de procesos naturales sin dirección, de modo que no somos especiales en ningún sentido, aparte de “encabezar la cadena alimenticia”como se dice. Cualquier sentido de moralidad o ética es solamente parte de nuestro desarrollo, y así sin ningún absolutismo.

  5. (La evolución) La última conclusión es que todo lo que experimentamos es el resultado de un proceso de lo que puede llamarse “una auto-creación”.5 (Notemos que aunque una “auto-creación” en un sentido real es una idea incoherente [porque algo no puede hacer nada antes de existir]. Nuevos ateos como Lawrence Krauss, en realidad, proponen semejante necedad anti-científica).

De modo que los elementos principales de la gran teoría de la evolución (cosmológica, geológica, química, biológica y humana) son sencillamente el resultado lógico y filosófico del concepto básico del ateísmo clásico aplicado al mundo en el cual vivimos. Todas estas conclusiones podrían derivarse de una simple creencia general de que Dios no existe (el ateísmo), aparte de cualquier influencia de evidencia física específica. Desde este punto en adelante, todo hecho que uno observa podría interpretarse de acuerdo con este punto de vista. Estos hechos después se relacionarían para crear una historia sobre el universo que apoyara estas creencias.

Estos axiomas que sirven de punto de partida han sido los mismos vistos a lo largo de la historia. La idea de la evolución no es un concepto moderno. Los antiguos egipcios, babilonios, hindúes, griegos y romanos tenían la idea de millones de años y/o evolución biológica como creencias, sin haber tenido acceso a los hechos que comunmente hoy son presentados como pruebas de la evolución (la columna geológica, el ADN, la selección natural, datación radiométrica, fósiles hominidos, etc.)

Como ejemplo más moderno, el abuelo ateo de Charles Darwin, Erasmus Darwin, ideó y publicó una explicación naturalista del mundo(en su libro Zoonomia [1794] ) unos 65 años antes de Charles. Fueron incluidas las ideas de que el mundo se formó a través de una explosión cósmica, que la vida empezó en el mar y progresivamente llegó a ser más compleja, hasta producir personas; y todo ello ocurrió a través de millones de años. Otra vez, notamos que todas estas conclusiones se hacían sin las “evidencias” comunes que los evolucionistas utilizan hoy.

¿Por qué alguien decidiría empezar con el concepto del ateísmo?

La Biblia dice que las personas no regeneradas están en rebelión contra Dios. El rechazo contundente expresado por una persona hacia otra es el de negar su existencia, (como el dicho, “Para mí, ella está muerta”). En últimas, hay personas que rechazan a Dios a tal punto que niegan Su existencia. A menudo, la negación de Dios se resume con la frase del famoso (infame) ateo Nietzsche, “Dios está muerto”.

Aunque algunas personas en el transcurso de la historia han declarado ser ateos, el concepto siempre ha sido considerado inoperante por pensadores eruditos (probablemente porque es ilógico científica y filosoficamente, y por las obvias indicaciones morales de ese sistema). Por ejemplo, Sir Isaac Newton (indudablemente el más grande científico que ha vivido) una vez dijo:

Oponerse a la piedad es proferir el ateísmo y practicar la idolatría. El ateísmo es tan insensato y odioso para la humanidad, que nunca ha tenido muchos anunciadores.6

Algunas personas tienen el concepto equivocado de que la evolución en sí es algo “científico”. Pero en realidad, no fueron científicos los que abrazaron de inmediato las teorías de Charles Darwin. Mas bien, los que inicialmente apoyaron a Darwin fueron los que creían en el naturalismo (desde una mentalidad científica o no), y los que dudaban de la Biblia.

Surgió una oposición inmediata hacia Darwin de parte de muchos científicos sobresalientes. Entre los que rechazaban a Darwin figuraban el físico James Clerk Maxwell (fundador del electromagnetismo)7, Louis Pasteur (pionero de la inmunización y descubridor de la ley fundamental de biología [biogénesis]8, Lord Kelvin (pionero de la termodinámica y el cable telegráfico transatlántico)9, y Louis Agassiz (fundador de la geología glacial moderna).

El famoso matemático, astrónomo y miembro de la Royal Society, Sir John Herschel, lo tildó como “la ley de higgledy-pigglety”.10 Richard Owen, el superintendente del Departamento de Historia Natural del Museo Británico, irritó a Darwin con sus objeciones a su teoría a tal punto que él terminó diciendo que lo odiaba.11 William Whenwell, reconocido filósofo de ciencia (autor de The History of Inductive Sciences/La historia de ciencias inductivas), prohibió la entrada de Orígenes en la biblioteca de Cambridge. También, una cantidad de geólogos bíblicos rechazaron al Darwinismo y su concepto de “millones de años” como historia de la tierra.

Muchos pensaban que Darwin realmente era muy anticientífico. El profesor Johann H. Blasius, director del Museo Ducal de Historia Natural de Braunschweig (Brunswick), dijo en una entrevista, “Pocas veces he leído un libro científico que hiciera tan grande diversidad de conclusiones sostenidas sobre tan pocos hechos…Darwin busca demostrar cuáles géneros salen de otros géneros”.12,13

Por otro lado, los que con entusiasmo apoyaban el libro de Darwin fueron los que se clasificaban como individuos “de libre pensamiento” como Charles Lyell, que deseaba “liberar la ciencia de Moisés”; el soi-disant agnóstico, Thomas Huxley; y el infame engañador Ernst Haeckel,14 (quien desde antes tenía ideas antibíblicas muy arraigadas sobre orígenes, y quien odiaba la oposición bíblica contra el racismo). Aun los primeros simpatizantes que tenían una perspectiva teológica (como el evolucionista teísta Asa Gray y el teólogo racista, Charles Kingsley), aún antes de aceptar el Darwinismo, parecían inclinarse hacia el naturalismo para explicar la creación.

Desde el principio de la científicamente fructífera Edad Media hasta casi los últimos 200 años, la cosmovisión principal del mundo occidental se basaba mayormente en el cristianismo, en la narración bíblica, y sus consiguientes conceptos de ley y moralidad. Hoy en día, la situación es totalmente diferente, cuando el cristianismo y el record bíblico son prácticamente borrados de la vida pública. En muchos lugares, enseñar usando la Biblia como base, o aún promover una moralidad bíblica, es literalmente prohibido por ley; y un solo punto de vista de los orígenes (evolución) es enseñado en la mayoría de las escuelas públicas.

Entonces, es fácil ver por qué hoy en día, muchas personas creen en la teoría de la evolución, porque en el entero mundo occidental, los sistemas estatales de escuelas y medios de comunicación la enseñan como “un hecho” y como “ciencia” a los influenciables niños en todo lugar. Eso hace que la enseñanza evolucionista sea un concepto que se propaga por sí solo. Dado que las ideas evolucionistas sostienen una cosmovisión naturalista en lugar de una cosmovisión teísta, muchas personas (aún los que fueron criados en hogares que profesaban tener fe en Dios) concluyen que el ateísmo es cierto, y lo toman como su punto de partida.

Sin embargo, la evolución no procede “automáticamente de los hechos”. Sería aconsejable que la gente volviera a examinar el punto de partida del ateísmo. Los supuestos “ejemplos de evidencia” utilizados para empujarlo a través de la evolución realmente no funcionan (como demuestra nuestro nuevo premiado libro y documental, Evolucion’s Achilles’Heels (Los talones de Aquiles de la evolución). Al empezar con un punto de vista bíblico, lo que vemos en el mundo hecho por Dios refleja lo que vemos en Su Palabra, sin necesidad de recurrir a “factores inventados” que se observan comunmente en las explicaciones de los orígenes evolucionistas.

Referencias y notas

  1. Notemos que la evolución teísta (la idea de que Dios usó la evolución para crear) no es una verdadera tercera opción, porque todavía se toma en cuenta un Creador como base de la existencia. Regresar al texto.
  2. The Genius of Charles Darwin (Episodio 3): Richard Dawkins, Canal 4 (Reino Unido), el lunes 18 agosto del 2008. Regresar al texto.
  3. Una transcripción completa de la presentación se puede conseguir en el internet a: arn.org/docs/orpages/or151/mr93tran.htm e impreso a:Young,CC. y Largent, M.A., Evolution and Creationism: A Documentary and Reference Guide (Evolución y creacionismo: Un documental y guía de referencia), páginas 253–260. Regresar al texto.
  4. Por supuesto es posible tener su propio punto de partida. Regresar al texto.
  5. Notemos que hay muchos términos distintos y propuestos mecanismos para el concepto genérico de la“evolución”: evolución darwiniana, evolución neo-darwiniana, equilibrio puntualizado, teoría del caos, etc. ¡Aún hay una evolución tierra plana! Regresar al texto.
  6. Principia, Libro III; citada en: Newton’s Philosophy of Nature: Selections from his writings (La filosofía de Newton sobre la naturaleza:Apuntes de sus escritos), p. 42, ed. H.S. Thayer, Hafner Library of Classics (Biblioteca de Clásicos), NY, 1953. Regresar al texto.
  7. Lamont, A., James Clerk Maxwell (1831–1879), Creation 15(3):45–47, 1993; creation.com/maxwell. Regresar al texto.
  8. Lamont, A., Louis Pasteur (1822–1895), Outstanding scientist and opponent of evolution (Científico sobresaliente y oponente a la evolución), Creation 14(1):16–19, 1991; creation.com/pasteur. Regresar al texto.
  9. Woodmorappe, J., Lord Kelvin revisited on the young age of the earth (Volvemos a estudiar a Lord Kelvin sobre la edad joven de la tierra), Journal of Creation 13(1):14, 1999; creation.com/kelvin. Regresar al texto.
  10. Bowlby, J., Charles Darwin: A new life (Charles Darwin:Una vida nueva), W.W. Norton & Company, New York, p. 344, 1990. Regresar al texto.
  11. Darwin, F., Seward, A.C. (Ed.), More letters of Charles Darwin (Más cartas de Charles Darwin), Vol. 1, páginas 226–228, 1903 como citado en Bowlby, p. 352. Regresar al texto.
  12. Entrevista del director Blasius: “Evolution is only a Hypothesis” (“La evolución es solamente una hipótesis”), 1859, citada en Braunschweiger Zeitung, 29 marzo 2004. Regresar al texto.
  13. Wieland, C., Blast from the past (Soplo del pasado), creation.com/blasius, 16 June 2006. Regresar al texto.
  14. van Niekerk, E., Countering revisionism part 1: Ernst Haeckel, fraud is proven (Enfrentando la revisión, parte 1: Ernst Haeckel, el fraud es comprobado), J. Creation 25(3):89–95, 2011; part 2: Ernst Haeckel and his triple-woodcut print (parte 2: Ernst Haeckel y su grabado de triple madera), J. Creation 27(1):78–84, 2013. Regresar al texto.