Share
A- A A+

Article from:

Creation  Volume 20Issue 3 Cover

Creation 20(3):45
June 1998

The Battle for the Beginning
by John MacArthur

US $16.00
View Item
Creation: The Key to Dynamic Witnessing DVD
by Dr Carl Wieland

US $13.00
View Item

El Cuento de las dos Pulgas

by

Imagínese una colonia de pulgas viviendo dentro de un carro de motor, el único hogar que jamás hayan conocido. Dos de ellas: llamémoslas C y E, comienzan a investigar científicamente su mundo. Estudiando los procesos que ocurren en el carro, descubren todas las leyes básicas de la química y la física: movimiento, gravedad, electromagnetismo, termodinámica, mecánica cuántica, y así sucesivamente.

Todo lo que han aprendido puede ser probado por experimentos repetibles, así que eventualmente se ponen de acuerdo en cada conclusión. Finalmente, una pulguita joven les hace la pregunta del millón: «Antes que prosigamos, ¿cómo se formó este carro?»

C: «Eso es obvio. Se construyó en algún momento en el pasado por un diseñador inteligente.»
E: «¿Quéeee? Nunca te escuché hablar así antes. Ah, ya sé, tú eres uno de esos estrafalarios religiosos que creen en ese libro en la guantera, el manual, supuestamente escrito por el diseñador. ¿No sabes que nuestros mejores eruditos en Pulguebreo ahora concuerdan en que es un montón de mitos escritos por pulgas pre-científicas nómadas del desierto?»
C: «¿Entonces cómo te explicas la existencia del carro sin un diseñador?»
E: «Por favor no me mal interpretes, tú puedes creer en un fabricante si así lo deseas, pero tienes que darte cuenta de que no le podemos enseñar eso a las pulgas jóvenes en las clases de ciencia. Obviamente, los procesos científicos y leyes que hemos estado estudiando están y han estado, lenta y gradualmente, construyendo este carro partiendo de sustancias simples.»
C: «Debes ser consciente de algunas de las tremendas consecuencias científicas al tener semejante idea.»
E: «Todas las ideas científicas tienen dificultades por lo que estoy trabajando en ellas. Pero tengo una mente suficientemente abierta para cambiar mis ideas acerca de cómo este carro evolucionó a medida que obtenga resultados en investigaciones futuras.»
C: «¿Cambiarías tus ideas acerca de que si en verdad evolucionó?»
E: «¿Cómo podría? La única alternativa a la evolución de este carro es su creación, y esa sería una idea religiosa, no científica. Significaría apoyarnos en un proceso (creación) que ya no podemos observar, y en un hacedor que no podemos ver. Me sorprende que un científico como tú sostengas ideas tan místicas.»
C: «En realidad, es la ciencia la que me ha ayudado a concluir que debe haber un creador. Debes darte cuenta de que tú tampoco puedes llevar acabo un experimento para comprobar tus ideas.»
E: «Ahora, eso es injusto. Tú sabes cuán despacio se depositan las limaduras de hierro en la caja de cigüeñal, les tomaría cientos de millones de años fundirse en un nuevo cigüeñal. Pero al menos podemos ver que algo ocurre.»
C: «Parece que tu filosofía te impide siquiera considerar la posibilidad de que verdaderamente hay un hacedor del carro. Si lo hubiera, ¿esperarías poder estudiar los procesos (pasados) de hacer carros, o al hacedor? De hecho, yo pienso que la idea de que hubo un hacedor es más válida científicamente que la tuya.»
E: «¿A qué te refieres?»
C: «Bueno, las cosas que observamos que ocurren en el carro encajan mejor con la idea de que alguna vez fue hecho y ahora se está desgastando. ¿Recuerdas esa segunda ley de la termodinámica que descubrimos? Sobre todo, cada cosa en este carro se está desgastando, agotando.
«Ninguno de los procesos científicos que hemos estudiado tiene la habilidad para hacer este carro. Pienso que esta es una buena evidencia para la creación. Y esta evidencia es consistente con el libro que dice ser el manual del fabricante, así que es bastante sensato creer lo que dice.
«Otra evidencia importante para la creación es la organización de los componentes de este carro — o sea, la relación entre sus partes. Ves, una bobina no tiene la tendencia natural de alinearse con un distribuidor y una bujía de tal forma que produzcan una chispa — cuando estas tres partes trabajan juntas, todas están obedeciendo las leyes de la ciencia — no hay procesos misteriosos funcionando.
«Aún así todo lo que sabemos sobre ellas nos lleva a la conclusión de que debían tener ese orden, esa relación, ese propósito si quieres (la pulga E se estremece en este punto impuesto con las ideas que le han enseñado por tanto tiempo). Ésta es evidencia a favor de la creación. Tú mismo reconoces la evidencia de la creación, por ejemplo si ves una hermosa pintura, digamos un Van Pulgogh, la reconoces como el resultado de una inteligencia creativa. Sabes esto porque conoces que los lienzos y los óleos no tienen la tendencia natural de juntarse de esa manera. Reconoces la creación aunque nunca hayas visto al creador, del pintor en acción.»
E: «Puedo ver el punto que estás diciendo, pero... Me rehúso a creer que hay alguien allá afuera....»

Besides the many thousands of articles that are freely available on this site, our staff answer many hundreds of emails in response to it. Help us help advance the Gospel. Support this site

Copied to clipboard
5864
Product added to cart.
Click store to checkout.
In your shopping cart

Remove All Products in Cart
Go to store and Checkout
Go to store
Total price does not include shipping costs. Prices subject to change in accordance with your country’s store.