Share
A- A A+

Article from:

Creation  Volume 20Issue 4 Cover

Creation 20(4):36–39
September 1998

Creation magazine print - 1 yr new subn


US $25.00
View Item
The Creation Answers Book
by Various

US $14.00
View Item

La Luna: La luz que reina en la noche

por Jonathan Sarfati

La Luna, objeto de admiración desde el alba de la humanidad. Ilumina el cielo nocturno como ningún otro astro del cielo, y parece cambiar de forma regularmente. Como vamos a ver, está perfectamente diseñada para la vida en la Tierra, al tiempo que su origen es motivo confusión entre los evolucionistas.

EL ORIGEN DE LA LUNA

La Luna

Aunque existen muchas ideas distintas respecto a cómo y cuándo se formó la Luna, ningún científico estaba allí en aquel momento. Por tanto deberíamos confiar en el testimonio de Aquél que sí se hallaba allí (ver Job 38:4), el cual ha revelado la verdad en Génesis 1:14–19:

14 Dijo luego Dios: Halla lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años. 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas … 19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

Este pasaje afirma claramente que Dios hizo la Luna el mismo día que hizo el Sol y las estrellas — el cuarto día de la Semana de la Creación. Fue así mismo creada un día después de las plantas. Este orden de eventos no puede reconciliarse con las ideas evolucionistas de miles de millones de años.

EL PROPÓSITO DE LA LUNA

Diagrama 1

Haga click

¡La respuesta está en Génesis! Un propósito fundamental es iluminar la noche. La Luna refleja la luz del Sol sobre nosotros incluso cuando el Sol se halla en el otro lado de la Tierra. La cantidad de luz reflejada depende del área de la superficie lunar, por lo tanto somos afortunados al tener una luna que sea tan grande. Es un poco más que un cuarto del diámetro terrestre — más grande en comparación con su planeta que ninguna otra del sistema solar.1 Por otro lado, si fuese mucho más pequeña, no tendría gravedad suficiente como para mantener su forma esférica.2

Otra razón de ser de la luna es delimitar las estaciones. La Luna describe una órbita sobre la Tierra aproximadamente una vez al mes creando fases regulares según un ciclo de 29 1/2 días (véase diagrama). Así pudieron hacerse los calendarios, de forma que la gente puede plantar sus cosechas en el mejor momento del año. Una característica importante es que la Luna en todo momento mantiene la misma cara hacia la Tierra.3 Si las distintas partes fueran visibles en distintos periodos, el brillo de la Luna dependería de qué parte estuviese de cara a la Tierra. En consecuencia el ciclo de 29 1/2 días sería mucho menos obvio.

MAREAS

La fuerza de gravedad terrestre mantiene a la luna en órbita, y es tan fuerte que se necesitaría un cable de acero de 850 kms. (531 millas) de diámetro para crear una fuerza de sujeción sin romperse. La Luna ejerce la misma fuerza sobre la Tierra. Pero la fuerza, de algún modo, es mayor por la parte de la Tierra más cercana a la Luna, de forma que el agua de ese lado sobresale hacia ella — marea alta. La parte más apartada de la luna es la menos atraída por ella, y en consecuencia fluye alejándose de la luna (y del centro de la Tierra) — otra marea alta en el lado opuesto de la Tierra. En medio, el nivel del agua debe descender — las mareas bajas — ver diagrama. Al tiempo que la Luna circunvala a la Tierra y ésta gira, se produce un ciclo de dos mareas altas y dos bajas cada 25 horas más o menos.

Luna diagrama 2

Haga click

Las mareas son esenciales para la vida en la Tierra. Las mareas limpian las orillas de los océanos, y ayudan a mantener la circulación de las corrientes oceánicas, impidiendo que el océano se estanque. Éstas benefician al hombre al limpiar los canales de embarque y diluir las descargas de aguas residuales. En algunos lugares, la gente explota la enorme energía de las mareas para generar electricidad.4 El tamaño de la Luna y su proximidad a la Tierra implican que ésta tiene el mayor efecto marítimo sobre la Tierra. Incluso el sol tiene menos que la mitad de este efecto, y el efecto de los otros planetas es insignificante. *

Cuando el Sol y la Luna están alineados, su fuerza de la gravedad combinada provoca fuertes mareas vivas. Cuando están en ángulo recto, sus fuerzas gravitacionales se cancelan en parte, resultado en mareas muertas. La fuerza gravitacional entre dos objetos viene dada por F = Gm1m2/R2, donde G es la constante gravitacional, m1 y m2 son las masas de los objetos, y R es la distancia entre sus centros de masa — una ley cuadrada inversa. Pero el efecto de las mareas desciende mucho más rápidamente, con R3 — una ley cúbica inversa.

Si más personas hubieran sabido esto, no se habrían asustado al saber que todos los planetas iban a estar aproximadamente alineados en 1982, cuando muchos predecían que esto provocaría un desastre.

AGRADABLE PARA SER VISITADA; PERO ¿PARA VIVIR?

Uno de los más importantes eventos de nuestro tiempo fue el aterrizaje del hombre sobre la luna. Con ello, se confirmó que es un mundo sin vida, sin aire, con grandes temperaturas extremas y sin agua líquida.

Desde la Luna, la Tierra aparece como un objeto brillante azul y blanco en el cielo negro. La Tierra es el planeta que Dios ha diseñado para la vida. El hombre podrá un día vivir en otros mundos , pero será difícil hacerlos habitables.

Muchas personas no saben que tras la misión Apolo había un hombre, el científico de cohetes creacionista Wernher von Braun.5 Y que otro creacionista, Jules Poirier, diseñó algunos sistemas esenciales de navegación dentro del programa espacial.6 Arriba: Aterrizaje del Apolo. Tales logros pueden ser una extensión lógica del mandato de dominar dado a la humanidad en Génesis 1:28. La extremada esterilidad de la luna debería recordarnos el singular diseño de nuestro planeta para la vida.

Información General
Distancia promedio entre la luna y la Tierra 384,404 km
Diámetro 3,476 km (.273 Tierra 1/400 Sol)
Masa 7.35 x 1022 kg (.0123 Tierra)
Densidad 3.34 g/cm3 (0.6 Tierra)
Temperatura de la superficie 204°C durante el día lunar,
-205° durante la noche lunar.
Periodo de la órbita sideral 27.322 días terrestres
(29.531 días en el ciclo de fases)2
Momentum orbital angular 2.68 x 1034 kg m2/s (82.9% del sistema Tierra-Luna)
Inclinación del ecuador al plano orbital 6o41’(cf. Tierra 23°27′)
Atracción gravitacional entre la Tierra y la Luna 1.98 x 1020 N (2.23 x. 1016 toneladas)
Aceleración gravitacional en la superficie 1.63 m/s2 (0.17 Tierra)

¿CUÁNTO TIEMPO HACE QUE LA LUNA SE ALEJA?

La fricción de las mareas está alentando la rotación terrestre, y en consecuencia, la duración del día aumenta en 0,002 segundos por siglo. Esto significa que la Tierra está perdiendo momento angular.7

La Ley de la Conservación del Momento Angular dice que el momento angular perdido por la Tierra debe ser ganado por la Luna. Por consiguiente la Luna se está alejando lentamente de la Tierra aproximadamente a 4 cms. (11 / 2 pulgadas) cada año, y este ritmo debería haber sido mayor en el pasado.

La luna nunca puede haber estado a menos de 18.400 kms (11.500 millas), conocido como límite de Roche, porque en ese caso las fuerzas de las mareas terrestres (es decir, el resultado de las distintas fuerzas gravitatorias en las distintas partes de la luna) la habían hecho añicos. Pero aún en el caso que la Luna hubiera empezado a alejarse estando en contacto con la Tierra, habría tardado tan sólo 1.370 millones de años para alcanzar su distancia actual.8 N.B.: Ésta es la máxima edad posible — demasiado joven para la evolución (y más joven que las ‘fechas’ radiométricas asignadas a las rocas lunares) — no la edad real.

¿PODRÍA LA LUNA FORMARSE POR SI MISMA?

Los evolucionistas (y los creacionistas progresivos) niegan que la luna sea creación directa de Dios. Estos, han ideado diversas teorías, pero todas ellas adolecen de graves carencias, tal y como muchos evolucionistas reconocen. Otro astrónomo dijo, medio bromeando, que no hay buenas explicaciones (naturalistas), por lo tanto la mejor explicación es que la luna ¡es una ilusión!9

  1. La Teoría de la Fisión, inventada por el astrónomo George Darwin (hijo de Carlos). Él sugirió que la Tierra rotaba tan deprisa que se desgajó un trozo. Pero esta teoría ha sido universalmente descartada hoy en día. La Tierra jamás podría haber girado tan deprisa como para lanzar una Luna en órbita, y la Luna despedida habría sido despedazada mientras estuviera dentro del límite de Roche.

  2. Teoría de la Captura — La luna estaba vagando por el sistema solar, y fue capturada por la fuerza de la gravedad terrestre. Pero las probabilidades de que dos cuerpos pasen suficientemente cerca es mínima; la luna habría sido más probablemente 'catapultada’ como un satélite artificial que capturada. Por último, incluso un captura conseguida con éxito habría dado lugar a una órbita alargada como la de un cometa.

  3. Teoría de la Condensación — La luna se formó a partir de una nube de polvo atraída por la gravedad terrestre. Sin embargo, una nube así no podría ser suficientemente densa, y no se explica el bajo contenido de hierro de la luna.

  4. Teoría del Impacto — la idea de moda actualmente según la cual el material fue arrancado de la Tierra por el impacto de otro objeto. Los cálculos demuestran que para sacar suficiente material como para formar la luna, el objeto que impactase tendría que haber tenido una masa el doble que la de Marte. También queda sin resolver el problema de la pérdida del exceso de momento angular.10 Cuando el día se hace noche. Una de las más fascinantes visiones en la cielo es un eclipse total de sol. Esto es posible porque la Luna es casi exactamente (medio grado) del mismo tamaño angular en el cielo que el Sol - es 400 veces más pequeña y está 400 veces más cerca que el sol. Parece como diseñada. Si la luna hubiera estado realmente alejándose durante miles de millones de años, y si el hombre hubiera estado presente durante una pequeña fracción de este tiempo, la probabilidad de que la humanidad viviera en un momento en el que pudiese presenciar esta precisa combinación de tamaños sería remota.11

CONCLUSIÓN

La luna es un buen ejemplo de cómo los cielos declaran la gloria de Dios (Salmo 19:1). Hace aquello para lo cual ha sido diseñada, y es esencial para la vida sobre la Tierra. Es así mismo un dolor de cabeza para los evolucionistas-uniformistas.

Referencias y notas

  1. Aparte del sistema remoto Plutón / Charon.
  2. La forma más estable para un cuerpo gigantesco es que todas las partes de la superficie estén a la misma distancia del centro de masa, es decir, una esfera. La presión en el interior de la luna es diez veces la fuerza de aplastamiento del granito, por tanto cualquier protuberancia habría sido aplastada. Una esfera así puede deformarse en el ecuador si el cuerpo gira suficientemente rápido.
  3. Es decir, su periodo rotacional es idéntico a su periodo orbital (sinódico). Esto es cierto de muchas lunas en el sistema solar, porque la fuerza gravitacional del planeta siempre es más fuerte en el lado más cercano (interacción de la marea), y Esto con el tiempo bloqueará un lado de forma que éste siempre estará de cara al planeta. El efecto aumenta si un lado es más denso que el otro.
  4. Fred Pearce, ‘Catching the tid’ (Tras la marea), New Scientist 158(2139): 38–41, 20 de Junio de 1998.
  5. Véase Ann Lamont, 21 Great Scientists who Believed the Bible (21 grandes científicos que creyeron en La Biblia], Creation Science Foundation, Australia, 1995, páginas 242–251.
  6. Para más detalles, véase su artículo ‘The magnificent migrating monarch’, Creation 20(1):28–31, 1997.
  7. Momento Angular = mvr, el producto de la masa, la velocidad y la distancia, y es siempre conservado (constante) en un sistema aislado.
  8. Para el lector técnico: dado que las fuerzas de las mareas son inversamente proporcionales al cubo de sus distancias, el ritmo de recesión (dR/dt) es inversamente proporcional a la sexta potencia de la distancia. De forma que dR/dt = k/R6, donde k es una constante = (velocidad presente: 0,04 metros/año) x (distancia presente: 384.400.000 metros) 6 = 1.29x1050 m7 / año. Al integrar esta ecuación diferencial se obtiene el tiempo necesario para desplazarse de Ri a Rf siendo t = 1/7k(Rf7 - Ri7). Para Rf = la distancia presente y Ri = el límite de Roche, t = 1.37 x 109 años. No existe diferencia significativa si Ri = 0, es decir si la Tierra y la Luna se tocan, por causa del alto ritmo de recesión (provocado por las enormes mareas) si la luna se acerca. Véase también Don DeYoung, 'The Earth Moon Moon System’ (El Sistema Tierra-Luna], actas de la Segunda Conferencia Internacional sobre Creacionismo, Vol. II, páginas 79–84, 1990.
  9. Irwin Shapiro en una clase universitaria de astronomía hace alrededor de 20 años, citado por J.J. Lissauer, Ref. 10, p. 327. Lissauer afirma que las tres primeras teorías tienen problemas insolubles.
  10. Shigeru Ida y otros, 'Lunar accretion from an impact generated disk’, Nature 389(6649):353–357,25 de Septiembre de 1997; Comentario en el mismo número por parte de J.J. Lissauer, ‘No es fácil hacer la Luna’, páginas 327–328.
  11. Véase también D.R. Faulkner, ‘The angular size of the moon and other planetary satellites: An argument for Design’, (El tamaño angular de la luna y de los otros satélites planetarios: Un argumento para el Diseño), I<>Creation Research Society Quarterly 35(1):23–26, Junio 1998.
  12. Tomado de John C. Whitcomb y Donald B. DeYoung, The Moon: Its Creation, Form and Significance, (La Luna: Su Creación, Forma y Significado, Baker Book House, Grand Rapids, Michigan, 1978. Este libro aportó muchas ideas para el presente artículo.
  13. El periodo sideral es el tiempo que tarda la Luna en dar una órbita completa alrededor de la Tierra, relativo a un observador exterior al sistema solar. El ciclo fase (periodo sinódico) es el tiempo que tarda la Luna en regresar a la misma orientación hacia el Sol. Es mayor porque la Tierra recorre aproximadamente 1/13 parte de la trayectoria en su órbita alrededor del Sol, de forma que la luna debe viajar más que una órbita lunar para que una cierta orientación se repita. (Se reconoce con agradecimiento la asistencia del astrónomo Dr. Danny Faulkner).

Derek C. wrote: “This is an awesome website. As a Christian who’s finally just turning my life over to God (for good), I needed somewhere to look for answers when I had no one to ask.” Help keep the ‘awesome’ going! Support this site

Copied to clipboard
5844
Product added to cart.
Click store to checkout.
In your shopping cart

Remove All Products in Cart
Go to store and Checkout
Go to store
Total price does not include shipping costs. Prices subject to change in accordance with your country’s store.