Explore
New documentary: Dismantled: A Scientific Deconstruction of the Theory of Evolution
The online premiere has ended, but you can order the DVD or Blu-ray here.
Also Available in:

¿Volvió Hitler a escribir la Biblia?

por
traducido por Antorcha Ministerios Educativos (lemperu.com)

publicado Creación tomo #1 páginas 8–11
Hitler

La Eliminación de los judíos en la Alemania nazi no fue limitada al holocausto. También se reescribió el Nuevo Testamento para ‘dejudaizarlo’, es decir, para remover las referencias al judaísmo, colocando un nuevo reparto a Jesús como un ario y generando lo que ha sido llamado la ‘Biblia Nazi’. Este ha sido el enfoque de algunas declaraciones sensacionalistas y mayormente erróneas, añadiendo incluso que el proyecto fue el invento de Hitler.

Entonces, ¿cuáles son los hechos? Este artículo está basado en el libro El Jesús ario; Los teólogos cristianos y la Biblia en Alemania nazi por Susannah Heschel.1 Profesora de Estudios Judíos en Dartmouth College. En este artículo los números de página en paréntesis se refieren a su libro.

La iglesia alemana en 1930

En Alemania de 1930, surgió el Movimiento ‘Cristianos Alemanes’ (Deutsche Christen). En términos teológicos, este constaba de iglesias evangélicas y teólogos liberales quienes eran, con entusiasmo pro-nazi, llamando a Hitler el ‘Jesús Führer’ y ‘el agente de Dios para nuestro día’ (p. 67). Políticamente ambiciosos y antisemitas, buscaban una fe sin alguna cosa judía en la Biblia, y sin la presencia de judíos convertidos en la iglesia. Su membresía máxima de 600,000 constituía un 30 por ciento de los evangélicos alemanes (p. 3).

En oposición a este grupo, el movimiento de la así llamada ‘Iglesia Confesionista’ (Bekennende Kirche) surgió, atrayendo últimamente al 20 por ciento de los pastores evangélicos. Incluía a los notables oponentes de Hitler como Karl Barth, Martín Niemöller, y Dietrich Bonhoeffer. Sin embargo, algunos de sus miembros tendían a tomar otras libertades con el pleno significado del texto bíblico, y algunos eran aun ideológicamente antisemitas, a pesar de querer retener a los cristianos judíos en la iglesia.

El Instituto

The Deutsche Christen flag
La bandera de Cristianos Alemanes

El centro de las investigaciones y órgano de propaganda del Movimiento ‘Cristianos Alemanes’ era su instituto para el Estudio y la Erradicación de la Influencia Judía en la Vida Eclesiástica Alemana (Institut zur Erforschung und Deseitigung des jüdischen Einflusses auf das deutsche kirchliche Leben).2 Este sirvió al antisemitismo nazi a través de un programa para dejudaizar la Biblia, y proveer entrenamiento teológico antisemita al clérigo y a los laicos vía discursos, conferencias, libros eruditos y folletos populares.

Su visionario fundador y director académico fue Walter Grundmann (1906—76), un miembro del partido nazi desde 1930. Aunque Hitler no firmó personalmente el nombramiento de Grundmann a la Universidad de Jena como profesor del Nuevo Testamento en 1938, no hay evidencia (a pesar de que algunas declaraciones sensacionalistas afirmen lo contrario) que Hitler hubiera ordenado el proyecto de la Biblia Nazi.

Grundmann fue claramente el instigador principal de esto y del instituto mismo, que para 1942 contaba con 180 miembros—mayormente profesores de teología, maestros, pastores, obispos y superintendentes de iglesias (p. 99). No fue financiado por el gobierno, sino por los donativos de las iglesias colaboradoras, líderes eclesiásticos individuales y la venta de sus publicaciones (p. 96).

Su meta era la de redefinir el cristianismo como una religión alemana, cuyo fundador, Jesús, no fuera simplemente un no judío, sino un anti-judío (un proto-nazi (p. 71)), quien había peleado para destruir el judaísmo, muriendo como una víctima en esa lucha. Según Grundmann, la Biblia necesitaba ser restaurada a su condición original—purgada de su carácter judaico que resultaba de las tergiversaciones de la historia. Los evangélicos tuvieron que superar al judaísmo, declaró, tal como Lutero había superado al catolicismo (p. 2) en la Reforma.

Los feligreses se fueron convencidos de que el instituto estuviera promoviendo un retorno al cristianismo anti-judaico practicado en los días de Jesús (p. 116). Sin embargo, más allá de esto, el instituto proveyó un manto religioso y académico que dio al nazismo autoridad religiosa y moral (p. 16). Describiendo la meta de Jesús como la de erradicar el judaísmo “efectivamente redefinió el nazismo como el cumplimiento mismo del cristianismo” (p. 17).

La así llamada Biblia Nazi (o de Hitler)

Werner Gitt
El Dr. Werner Gitt, científico de informática, un buen amigo de CMI y autor del nuevo libro Sin excusa [Inglés], logró obtener una copia del Die Botschaft Gottes vía la Biblioteca de la Universidad Técnica de Brauschweig

La publicación más infame del instituto fue su versión dejudaizada del Nuevo Testamento (NT), titulada Die Botschaft Gottes (El Mensaje de Dios), y lanzada en 1940. Este fue un libro de unas 304 páginas con aproximadamente 60% menos palabras que el NT lutero-alemán. El prólogo, escrito por Grundmann y otros, afirmó que fue una selección del NT que les había dado nuevas luces.3 No contenía ningún libro del Antiguo Testamento (AT) y nunca fue llamada una Biblia, aún menos la Biblia de Hitler.4 El texto fue dividido en cuatro secciones (p. 109 ff.):

  1. Jesús el Salvador—una vida de Jesús basada en extractos de los Evangelios sinópticos, expurgada de la profecía cumplida del AT, y reorganizada para presentar a Jesús como un guerrero, no como un siervo o alguien dócil o el Cordero de Dios.
  2. Jesús, el Hijo de Dios—una versión resumida del Evangelio de Juan para mostrar el significado teológico de las acciones de Jesús.
  3. Jesús el Señor—breves extractos de varias epístolas concernientes a la esperanza, el consuelo, la comunidad de Dios, etc
  4. El surgimiento de la Comunidad Cristiana—basado en los Hechos, las Epístolas de Pablo (sin su biografía judía), su misión con los gentiles y su separación de los judaizantes de la Palestina.
Die Botschaft Gottes
Una parte de Juan 4 del Die Botschaft Gottes; v. 22, “la salvación viene de los judíos” fue omitido. En el v. 25 “Mesías (llamado el Cristo)” fue cambiado a “El prometido”. La referencia a Jesús siendo “un judío” en el v. 9 fue cambiado a “que es de Judea”.

Las referencias judías fueron retenidas sólo donde fueron juzgadas como negativas para el judaísmo. Las omisiones incluían las genealogías de Jesús que lo vinculaban a los patriarcas del AT. El bebé Jesús fue llevado al templo para ser entregado a Dios, y para darle un nombre, simplemente, no para ser circuncidado. En el Sermón del Monte, no había una bendición para los misericordiosos. El sábado se convirtió en ‘feriado’.

El texto asoció a Jesús con Galilea. Los teólogos liberales alemanes desde los años tempranos de 1900 habían enseñado que Galilea fue supuestamente poblado por los gentiles arios del siglo 8 aC, siguiendo la conquista de asiria a Israel, contraponiendo así la identidad de Jesús como un judío (p. 57).

En su propio libro, Jesús el Galileo, Grundmann propone que María no fue una judía, y que Jesús tuvo un padre ilegítimo: un soldado romano llamado Pantera (o Panthera) (p. 155). Irónicamente, esto es una calumnia antigua de Celsus y los judíos anti-cristianos que atacaron la legitimidad de Jesús (“ben Panthera/Pandera”). Sin embargo, el evangelio fue claramente presentado en la discusión de Jesús con Nicodemo, sobre todo en Juan 3:16.

A finales de 1941, 200,000 copias de Die Botschaft Gottes habían sido vendidas o distribuidas a miembros del Movimiento Cristiano de Alemania, incluyendo a los soldados (p. 111). Algunos pastores y eruditos de la Iglesia Confesionista elaboraron panfletos o hablaron contra ello. Después de la Guerra, muchas copias fueron destruidas y en la actualidad hay sólo dos o tres copias conocidas.

Un catecismo para los tiempos

En 1941, el instituto estaba involucrado en elaborar Alemanes con Dios: un Catecismo Alemán.5 “Omitió las posturas doctrinales tradicionales sobre los milagros, el nacimiento virginal, la Encarnación, la Resurrección, etc. a favor de posicionar a Jesús como un ser humano que luchó por Dios y murió no solamente como un mártir, sino también como un ‘vencedor’ en la Cruz, a pesar de ser una víctima de los judíos” (pp. 126—27).

Contenía (no la ‘Biblia nazi’, como ha sido alegado) 12 Mandamientos revisados en lugar de los 10 del AT.

Nada hay nuevo debajo del sol
(Eclesiastés 1:9).

8148-marcion

Grundmann y sus aliados (vea el artículo) estaban regurgitando la herejía marcionita del segundo siglo dC. Esta fue fundada por Marción de Sinope, un hombre rico quien detestó al Dios del Antiguo Testamento y negó la verdadera humanidad de Cristo. Marción purgó la mayoría de la Biblia: todo el Antiguo Testamento, todos los evangelios excepto Lucas, guardó 10 de la epístolas de Pablo y removió toda referencia al judaísmo y a la niñez de Jesús. La iglesia primitiva lo denunció como un hereje, devolvió su donativo generoso, y en respuesta, afirmó el Canon de las Escrituras para reconocer lo que era realmente autoritario.

  1. Honra a Dios y cree en Él con todo el corazón.
  2. Busca la paz de Dios.
  3. Evita toda clase de hipocresía.
  4. Sagradas sean tu salud y vida.
  5. Sagrados sean tu bienestar y honor.
  6. Sagradas sean tu honestidad y fidelidad.
  7. Honra a tu padre y a tu madre—tus niños son tu socorro y tu ejemplo.
  8. Mantén pura la sangre y el sagrado matrimonio.
  9. Guarda y multiplica la herencia de tus padres.
  10. Estate dispuesto a ayudar y perdonar.
  11. Honra a tu Führer y jefe.
  12. Sirve a la gente alegremente con trabajo y sacrificio

Quizá se consideraron inapropiadas las prohibiciones divinas del homicidio, robo y avaricia para una ideología de la ‘supervivencia del más apto’ que fue decisiva en el saqueo de Europa en aquel entonces.

Relación a los Nazis

El perverso intento del Instituto de desposar al cristianismo con el nazismo no fue correspondido por los nazis, pues fueron profundamente sospechosos de cualquier cosa cristiana.6 Toleraron el instituto, pero a veces aun lo ridiculizaron (p. 148), y lo mantenían secretamente bajo vigilancia por el centro de inteligencia del SS (p. 149). En marzo del 1943, confirmaron su falta de simpatía para Grundmann al reclutarlo para el servicio militar en el temido frente (Ruso) oriental (p. 161).

Después de la Guerra, Grundmann afirmó que fue “un erudito que había caído presa de los ataques nazis como resultado de sus esfuerzos a favor del cristianismo y su escolaridad” (p. 253). En los 1950, fue designado el rector del seminario Thuringian en Eisenach, en Alemania Occidental. Desde 1956, sirvió a los comunistas como un espía, proporcionando información sobre sus adversarios en la Iglesia Confesionista (p. 256 ff.). Pasó a publicar varios comentarios sobre los Evangelios, que alcanzaron una popularidad significativa.

Relevancia para nosotros hoy en día

Cuando lo que Dios ha dicho en Su Palabra inspirada, la Biblia, es despreciado por quienes afirman ser cristianos, no hay límite a los errores o, de hecho, a la blasfemia a la cual se les abre la puerta.

Hoy muchos pastores y teólogos que piensan que están haciéndole un favor a la iglesia al sustituir una Creación reciente, de la cual habla Génesis, favoreciendo a la evolución teísta y al negar que los relatos bíblicos del Diluvio y Babel son parte de la historia verídica de la Tierra. Sin embargo, tales personas no tienen ninguna autoridad para censurar la Palabra de Dios de esta manera, más que los Cristianos Alemanes liberales tuvieron de dejudaizarla.

Sin excepción, todo intento para casar al cristianismo con la cosmovisión de los incrédulos contraviene la autoridad bíblica y subvierte la fe de los cristianos. Al mismo tiempo, no impresiona a los ateos y agnósticos. Tal como los nazis, a quienes Grundmann intentó impresionar, pero que lo trataron con desdén, muchos anti-teístas no tienen nada sino desprecio para los Cristianos que no creen en su propio Libro Santo.7

Referencias y notas

  1. Heschel, S., The Aryan Jesus: Christian Theologians and the Bible in Nazi Germany, Princeton University press, EE.UU, 2008—vea referencia 2 también. Regresar al texto.
  2. El libro de Heschel está basado en las investigaciones de los archivos del instituto anteriormente no examinados, y entrevistas que realizó en los 1990 con algunos miembros sobrevivientes (p. xi). Regresar al texto.
  3. Los versos fueron pormenorizados en el índice de 20 páginas. Regresar al texto.
  4. El profesor Heschel no presenta ninguna evidencia de que Hitler tuvo algo que hacer con esto. Regresar al texto.
  5. Deutsche mit Gott: Ein deutsches Glaubensbuch. Regresar al texto.
  6. Vea Sarfati, J., Nazis planearon exterminar a la Cristiandad, Creation 24(3):47, 2002; creation.com/naziex-spanish. Regresar al texto.
  7. Por ejemplo, vea Dawkins on compromising churchians, creation.com/dawkins-on-compromising-churchians, además de Darwin’s Bulldog: Thomas Huxley, Creation 31(3):39–41, 2009; creation.com/huxley. Regresar al texto.