Explore
To help keep this free information coming, consider supporting CMI with an online end of year donation!
Also Available in:

Cinco milagros ateos

(o sea, Los materialistas creen en la magia)

por
traducido por Sally Lee Arias

Publicado 21 abril 2016

A menudo, los ateos se clasifican como personas inteligentes, lógicas, científicas, racionales, etc. ¡Algunos aún hicieron una propuesta para llamarse “brillantes”! Los “nuevos ateos” agresivos, tales como Richard Dawkins, Sam Harris y asociados, quieren tacharnos a nosotros, los que creemos en un Creador sobrenatural, como irracionales, faltos de inteligencia, ignorantes, anti-científicos, y “necesitados de ayuda” (Dawkins). A menudo, la industria de los entretenimientos refuerza estas percepciones, representando a personas “religiosas” (cristianos y líderes de iglesia en particular) como bufones o incultos, y casi nunca, por ejemplo, como un profesor universitario, etc.

Sin embargo, la realidad contradice estas percepciones. Isaac Newton, la mente científica más grande de todos los tiempos, era creyente en Cristo, al igual que otros fundadores de la ciencia moderna. Las investigaciones constantemente demuestran que las personas firmemente convencidas de la veracidad de la Biblia son las menos supersticiosas, al contrario al de facto ateo promedio.1 De hecho, cierto ateo reconoció con vergüenza que entre sus conocidos, “algunas de las personas más inteligentes y mejor informadas” eran cristianas.2

Podemos añadir otras observaciones. Los ateos creen que todo llegó a existir mediante procesos totalmente materiales: el universo, la vida, la mente, y la moralidad. Sin embargo, ¿tienen ellos alguna base racional y lógica para esta creencia?

En realidad, ellos creen en milagros sin tener ninguna causa razonable para explicarlos. O sea, ellos creen en milagros, de modo que las cosas ocurren sin una causa evidente. Lo que comunmente llamamos “magia” es, en realidad, una ilusión. Por ejemplo, un conejo no puede aparecer desde un sombrero vacío. Tiene que haber una lógica explicación física, una causa material. Una ilusión necesita tener una persona que haga aparecer esa ilusión. Nada ocurre sin haber una causa. Aun los niños pequeños entienden esta ley sobre las causas. La magia, cuando las cosas “aparecen de la nada”, solo existe en cuentos de hadas, y no en la realidad.3

A continuación, veremos cinco ejemplos sobresalientes de creencias en la magia de parte de los materialistas (y hay otros), eventos milagrosos que ocurren sin tener una causa o explicación lógica.

1. El origen del universo

Tiempos atrás, los materialistas (ateos) buscaban creer que el universo era eterno, y así evitar la pregunta sobre su procedencia. Por ejemplo, el famoso ateo británico, Bertrand Russell, adoptó esta posición. Sin embargo, eso no es sostenible. El proceso del conocimiento científico sobre la termodinámica, por ejemplo, demuestra que virtualmente toda persona está obligada a reconocer que el universo tuvo un principio en alguna parte y en algún momento. La idea del “big bang” reconoce esto (ideas como el multi-verso solamente puso el comienzo más lejos, pero no erradicó el ineludible problema).4

foto wikipedia.orgisaac-newton
Hombre de fe y ciencia, Sir Isaac Newton

El big bang intenta explicar el comienzo del universo. Sin embargo, ¿desde dónde procedió, y qué causó este comienzo? Últimamente, no pudo haberse procedido de una fuente de materia/energía hecha de la misma sustancia que formó nuestro universo, porque también esa materia/energía habría tenido que someterse a sus mismas leyes físicas, incluyendo la entropía; y habría necesitado tener un principio anterior a ello.

Entonces, ¡tenía que haber surgido de ….la nada! La nada llegó a ser todo lo que hay, sin haber tenido ninguna causa. ¡Magia!

“El universo explotó para formar algo desde la nada—desde cero, nada. Y al crecer y llegar a ser más grande, se llenó de más materia que surgió de la nada. ¿Cómo es posible eso? Preguntémosele a Alan Guth. Su teoría de inflación ayuda a explicarlo todo”.

Esto es lo que proclamó la portada de la revista Discover de abril del 2002.

El físico Lawrence Krauss, uno de los bullosos “nuevos ateos”, ha intentado explicar cómo todo salió de la nada; y aún escribió un libro sobre ello.5 Sin embargo, su “nada” es un “vacío cuántico”, nada en realidad. De hecho, una materia/energía cuántica tiene exáctamente el mismo problema de los universos eternos; no pueden haber existido eternamente en el pasado, entonces, sus teorías solo se aplican después de existir el universo (algo).6 Vuelve y juega.

Los materialistas no tienen una explicación para el origen del universo, más allá de su refrán “Esto ocurrió, porque estamos aquí”. Magia: tal como el conejo desde el sombrero; ¡pero ese “conejo” es gigantesco! “¡Las cosas surgen!”

Hay otros aspectos del big bang del modelo “popular” del origen del universo que también son milagrosos. El modelo “popular” tiene un período de expansión muy rápido llamado “inflación” (idea inventada por el antes mencionado Alan Guth). No hay ninguna causa conocida para su inicio, su estabilidad, y ningún mecanismo físico para su muy rápida expansión (a una gigantesca magnitud más rápida que la velocidad de la luz). Sin embargo, estos tres milagros tienen que haber ocurrido, o no funcionaría el big bang, a causa del “problema horizontal” (artículo vinculado en inglés). ¡Más magia!

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra”, (Génesis 1:1). Esto no es magia, porque Dios, quien es eterno y omnipotente, es una causa suficiente para el universo. Y Él puede existir eternamente (i.e. que no tiene principio), porque es una entidad inmaterial (Dios es Espíritu, como dicen muchas partes de la Biblia).

2. El origen de las estrellas

Según el big bang, la “única explicación que hay” para el origen de las estrellas, postula dos fases para la formación de las estrellas. La 1ª Fase fue la formación de las estrellas de hidrógeno/helio (que se llaman estrellas Población III).7 Aquí surge el primer problema. ¿Cómo pueden los gases formados en un universo primordial de rápida expansión unirse para formar una masa crítica con la suficiente atracción de gravedad para poder atraer más gases y formar una estrella? Los gases no tienden a unirse, sino a dispersarse, especialmente cuando hay una gran cantidad de energía (calor).8 ¡Zas! Los cosmólogos inventaron “materia oscura”, que es “algo” invisible e indetectable, que casualmente genera mucha atracción gravitacional justo donde más se necesite. ¡Más magia!9

istockphotostars
La Biblia nos dice que Dios creó los cielos en el cuarto día de la semana de la Creación.

Sin embargo, hay incontables estrellas, como el sol, que aparte del hidrógeno y helio, contienen también elementos más pesados. La supuesta 2ª fase ocurre aquí. Las estrellas que explotan (súpernovas) de la 1ª fase producen suficiente presión para forzar la unión del hidrógeno y helio, formando estrellas hechas de elementos más pesados (llamados “metales” por los astrónomos), incluyendo los elementos que nos componen a nosotros. Estas se llaman estrellas Población I y II.

Ahora hay otro problema: ¿cómo pueden las estrellas que explotan y tiran su materia a grandes velocidades en distintas direcciones lograr formar estrellas compuestas de todos estos nuevos elementos? Tiene que haber una unión de los elementos en lugar de una expansión de estos. Las partes, al chocarse entre sí, tenderían a repelerse en lugar de unirse. La mayoría de las hipótesis propone multiples supernovas de la 1ª fase ubicadas muy cerca entre sí, de manera que suficiente materia se uniría y formaría una proto-estrella con suficiente gravedad para contrarrestar la tendencia de dispersarse, formando finalmente una estrella normal. Sin embargo, las súpernovas no son comunes, mucho menos una cantidad de ellas en cercana proximidad, como para permitir una unión simultánea. Entonces, este escenario exige un gran número de eventos muy improbables, para poder dar lugar al enorme número de estrellas pesadas que existen.

Entonces, es más magia; milagros sin existir un hacedor de milagros.

Dios creó el sol y las estrellas el cuarto día de la semana de la Creación. Otra vez, esto no es magia ni superstición, porque Dios puede hacer todas estas cosas.

3. El origen de la vida

El astrobiólogo, el profesor Paul Davies, dijo:

“¿Cómo pudieran estúpidos átomos espontáneamente escribir su propio software…? Nadie sabe…no se conoce ninguna ley de física que pueda crear información de la nada”.10

No solo es necesario explicar cómo funciona el código del ADN (¿cómo puede un sistema de información en código surgir sin haber un diseño inteligente?), sino que también hay que explicar la existencia de la increíble maquinaria que lee la información y crea los componentes de la vida desde esa información.

El antes empedernido ateo filósofo inglés, Antony Few, abandonó el ateísmo/materialismo, ante la creciente evidencia del diseño en las cosas vivientes. Él dijo,

Foto de researchintelligentdesign.organtony-flew
El conocido ateo que cambió de opinion, Antony Flew
“Ahora me parece que los hallazgos en el transcurso de más de cincuenta años de investigación sobre el ADN han provisto materiales para un nuevo y sumamente poderoso argumento a favor del diseño”.11

Esta investigación,

“…se ha demostrado, a través del la complejidad casi increíble de los arreglos que se necesitan para producir (vida), que tiene que haber estado involucrada inteligencia”.12

Eso quiere decir, que solamente un diseñador increíblemente inteligente podría explicar los sistemas de información en las cosas vivientes.

El bien conocido filósofo ateo americano, Thomas Nagel, dijo,

“Según mi conocimiento, lo que hace falta es un argumento creíble de la historia (de la evolución cósmica) que tenga una probabilidad no pequeña de ser cierta. Hay dos preguntas. Primero, en vista de lo que se conoce sobre la base química de la biología y de la genética, ¿qué probabilidad hay de que las formas de vida que se auto-propagan hubieran llegado a existir espontáneamente en la tierra primitiva, solamente a través de la operación de las leyes de la física y la química?”13 (Ver más adelante su tema sobre la segunda pregunta).

El conocimiento científico de la vida crece a diario, y con ello, la posibilidad de una explicación naturalista (materialista/ateísta) se pone cada vez más lejos. El origen de la vida es otro milagro.14 “¿Las cosas surgen?” Más magia.

El origen de la vida exige una causa súper- inteligente, tal como el Dios Creador que la Biblia revela.

4. El origen de la diversidad de la vida (¿Diseño? ¿Qué diseño?)

El origen de la vida es solamente el primer problema del materialista. Juntamente con otros biólogos ateos, Richard Dawkins ha pasado su vida intentando negar que las cosas vivas demuestren un diseño sobrenatural. En el libro que le “puso en el mapa” escribió,

“La biología es el estudio de cosas complicadas que dan la apariencia de haber sido diseñadas con un propósito”.15

La diversidad de la vida es un problema muy grande. ¿Cómo puede un microbio cambiarse a formar cada cosa viviente en la tierra, de tijeretas a elefantes, de ácaros a árboles de mangos? Durante casi cien años, la diversidad de la vida supuestamente ha sido explicada por las mutaciones y selección natural, los mecanismos de “neo-darwinismo” o “síntesis moderna”. Sin embargo, con nuestros conocimientos modernos de las cosas vivas, estos mecanismos han resultado ser inútiles para una explicación adecuada.

En julio del 2008, 16 evolucionistas destacados fueron invitados a una reunión en Altenburgo, Austria. Ellos asistieron, porque entendieron que la diversidad de la vida no puede explicarse por mutaciones y selección natural. Se reunieron para discutir esta crisis que enfrentaba la biología evolucionista. El único consenso era que existe un problema mayor, una crisis.16

Thomas Nagel (citado anteriormente) lo expresó así:

“La segunda cuestión es sobre las fuentes de variación en el proceso evolucionista que fueron puestas en moción al comenzar la vida: En el tiempo geológico disponible desde la apariencia de las primeras formas de vida en la tierra, ¿qué tan factible es que un accidente físico diera como resultado la ocurrencia de una secuencia de mutaciones genéticas viables que permitiera una selección natural que produjera los organismos que existen en la actualidad?”17

Pensemos en el supuesto origen de los seres humanos desde un mono chimpancé durante seis millones de años de evolución. La comparación moderna de los genomas demuestra tan grandes diferencias (lo menos un 20%), que esto realmente no es factible, aun dadas las suposiciones muy irrealistas a favor de la evolución.18 Realmente, no habría sido viable aún cuando equivocadamente se había publicado solo una diferencia de alrededor de 1%.19

Los materialistas no tienen una explicación (causa) lógica para la diversidad de la vida. No es cuestion de un solo milagro, sino una abrumadora cantidad de ellos. Cada tipo de vida básico es un milagro.

Génesis 1 nos dice que Dios, el Todopoderoso y Omnisciente Creador, hizo que toda la variedad de las clases de vida se reprodujera “según su género”. Aparte de esta causa real, la descripción sobre la naturaleza de como las cosas vivas se reproducen según su género ha sido confirmada con cada evento reproductivo observable (por billones de humanos), y también el registro fósil, donde formas transicionales no se encuentran20, y los “fósiles vivientes” comprueban una reproducción constante “según su género” en miles de especies.21

5. El origen de la mente y la moralidad

El origen de la mente y de la moralidad a partir de la energía y los átomos ha sido un problema para el materialista desde hacía mucho tiempo. Es uno de los principales temas del libro Mind and Cosmos (Mente y cosmos) del filósofo Thomas Nagel, mencionado antes.

La higuera produce higos, no manzanas. Eso nos parece obvio. De la misma manera, la física y la química producen resultados físicos y químicos. Sin embargo, la mente y la moralidad no son solamente asuntos de física y química. Ciertamente criaturas con aspectos físicos y químicos tienen mente y moralidad, pero ¿cómo surgieron estas cosas inmateriales de lo material? Esto es un problema serio frente al materialismo, como claramente reconoce el ateo Nagel, sin hacer caso del tremendo disgusto de sus colegas ateos.22

El famoso (y renuente) ateo que se convirtió a Cristo, C.S. Lewis, lo expresó muy bien cuando escribió,

“Si el sistema solar resultó de una colisión por accidente, entonces el surgimiento de la vida orgánica en este planeta también fue un accidente, y también un accidente la evolución del hombre. Todos nuestros pensamientos igualmente son apenas accidentes, el producto casual de un movimiento de átomos. Y si esto es cierto, entonces se aplica a los pensamientos de los materialistas y astrónomos al igual que a los demás. Pero si sus pensamientos, o sea, del materialismo y astronomía, son apenas resultados accidentales, ¿por qué hemos de creer en su veracidad? Es semejante a esperar que la forma que tomara la leche al ser derramada de un frasco volteado diera una respuesta acertada sobre la fabricación del frasco y por qué se volteó”.23

El ateo no tiene una explicación que sea adecuada para explicar la existencia de la mente y de la moralidad. ¡Otra vez, es magia!

¿Por qué tantas veces, las personas con una apariencia de ser inteligentes, echan mano a la magia, o sea, a cosas sin causa? Al no creer en Dios, se han colocado en un rincón filosófico irracional. Romanos 1:21 en la Biblia dice que cuando las personas niegan la existencia del Dios Creador, terminan con “razonamientos envanecidos”. Lo hemos explicado plenamente en este artículo. Richard Lewontin concedió que, (al excluir a Dios), “Tomamos el lado de la ciencia a pesar de que algunas conclusiones resultan ser absurdas” (él confunde la “ciencia” con el materialismo).24

Ahora, ¿a dónde vamos?

Dios hizo al hombre “a Su imagen”, una criatura con mente y moralidad (Génesis 1:27). Es por eso que podemos pensar en Dios y “conocerle”. Es por esta razón que existimos. Isaías 1:18 narra lo que Dios dijo al pueblo de Israel cuando se alejó de Él:

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”.

Intentar vivir la vida como si no existiera Dios es la última rebelión (pecado), y la última insensatez. Las buenas nuevas dicen que Dios está listo a perdonar a los que reconozcan sus errores y que Lo busquen a Él:

“Buscad a Dios mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”. (Isaías 55:6-7)

Jesucristo vino al mundo para hacer posible nuestro perdón. Ver Buenas Nuevas.

Referencias y notas

  1. Batten, D., Superstition vs Christianity (La superstición vs el cristianismo), Creation 29(1):6, 2006; creation.com/superstition-vs-christianity. Regresar al texto.
  2. “I hope there is no God!” (“Espero que no exista Dios”) cita de Thomas Nagel; creation.com/nagel. Regresar al texto.
  3. Es “magia negra” cuando Satanás es la causa presentada para los eventos; por ejemplo, cuando los magos de faraón en Egipto tiraron sus varas y éstas se convirtieron en serpientes. Regresar al texto.
  4. Grossman, L., Death of eternal cosmos: From the cosmic egg to the infinite multiverses every model of the universe has a beginning (La muerte del cosmos eterno: Desde el huevo cósmico hasta la infinidad de multiversos, cada modelo del universo tiene un principio), New Scientist 213(2847):6–7, January 2012. Al decir esto, suponemos que las mismas leyes de la física hayan regido desde el principio, y que la Segunda Ley se aplica a la totalidad del universo, (consistente con toda la evidencia de experimentos). Esto es solamente la uniformidad de la naturaleza en tiempo y espacio, un principio fundamental de la ciencia. Paul Davies dijo, “Sin embargo, las leyes [de física] que permiten la creación de un Universo por sí solo son más impresionantes que lo que haría un mago cósmico” Ver, The singularity—a ‘Dark’ beginning (La singularidad, un comienzo “oscuro”). Regresar al texto.
  5. Reynolds, D.W., Godless universe untenable: A review of A Universe from Nothing: Why There is Something Rather Than Nothing by Lawrence M. Krauss (Un universo sin Dios es insostenible. Un resumen de Un universo de la nada: Por qué existe algo en lugar de nada por Lawrence M. Krauss), J. Creation 27(1):30–35, 2013; creation.com/krauss-review. Regresar al texto.
  6. Ver Hartnett, J., The singularity—a ‘Dark’ beginning (La singularidad, un comienzo “oscuro”), July 2014; creation.com/dark-beginning. Regresar al texto.
  7. Ver Hartnett, J., Have Population III stars finally been discovered? (¿Por fin se han descubierto estrellas Población III?), 2016; creation.com/population-iii-stars. Regresar al texto.
  8. Bernitt, R., Stellar evolution and the problem of the ‘first’ stars (La evolución de estrellas y el problema de las “primeras” estrellas), J. Creation 16(1):12-14, April 2002; creation.com/first-stars. Regresar al texto.
  9. Hartnett, J.G., Stars just don’t form naturally—‘Dark matter’ the ‘god of the gaps’ is needed (Las estrellas no se forman automáticamente; necesitan la “materia oscura”, que es el “dios de los vacíos”), September 2015; creation.com/stars-dont-form-naturally. Regresar al texto.
  10. Davies, P., Life force (Fuerza de vida), New Scientist 163(2204):27–30, September 1999. Regresar al texto.
  11. Habermas, G., My pilgrimage from atheism to theism: an exclusive interview with former British atheist Professor Antony Flew (Mi peregrinaje desde el ateísmo al teísmo:una entrevista exclusiva con el profesor británico ex –ateo Antony Few), Philosophia Christi, Winter 2005; illustramedia.com. Regresar al texto.
  12. Famous atheist now believes in God: One of world’s leading atheists now believes in God, more or less, based on scientific evidence (Famoso ateo ahora cree en Dios: Uno de los ateos mundialmente conocidos ahora cree en Dios, más o menos, basado en la evidencia científica), 2004, Associated Press; sciencefindsgod.com. Regresar al texto.
  13. Nagel, T., Mind and Cosmos: Why the Materialist Neo-Darwinian Conception of Nature Is Almost Certainly False (La mente y el cosmos: Por que el concepto materialista neo-darwinista de la naturaleza es casi comprobado ser falso), Oxford University Press, 2012. Regresar al texto.
  14. Batten, D., Origin of life (El origen de la vida), November 2013; creation.com/origin-of-life. Regresar al texto.
  15. Dawkins, R., The Blind Watchmaker (El relojero ciego), W.W. Norton & Company, New York, p.1, 1986. Regresar al texto.
  16. Ver ReMine, W.J., Desperate attempts to discover ‘the elusive process of evolution’, A review of The Altenberg 16: An Exposé of the Evolution Industry by Suzan Mazur (Intentos desesperados para descubrir “el proceso secreto de la evolución”, un repaso del Altenberg 16: Una revelación de cómo funciona el negocio de la evolución), J. Creation 26(1):24–30, 2012; creation.com/review-altenberg-16. Regresar al texto.
  17. Ref. 13, p. 6. Regresar al texto.
  18. Batten, D., The myth of 1%, (El mito del 1%), Creation 36(1):35–37, 2014; creation.com/1-percent-myth and Batten, D., Haldane’s dilemma has not been solved (El dilema de Haldane todavía no ha sido solucionado), J. Creation 19(1):20–21, 2005; creation.com/haldane. Regresar al texto.
  19. La diferencia de 1% todavía arroja una diferencia sumando a 30 millones de pares de bases (letras “químicas”), que es un gigantesco problema para un escenario evolucionario de mutaciones casuales y selección natural en el supuesto lapso de seis millones de años. Regresar al texto.
  20. Bates, G., That quote!—about the missing transitional fossils: Embarrassed evolutionists try to ‘muddy the waters’ (¡Molesta esa cita sobre la falta de fósiles transicionales! Los evolucionistas avergonzados buscan “enturbiar el agua”); creation.com/pattquote. Regresar al texto.
  21. Batten, D., Living fossils: a powerful argument for creation (Fósiles vivientes: un poderoso argumento a favor de la creación), Creation 33(2):20–23, 2011; creation.com/werner. Regresar al texto.
  22. Nunn, W., Thomas Nagel—The atheist who dared to question materialism (Thomas Nagel:El ateo que se atrevió a dudar del materialismo), March 2014; creation.com/nagel-materialism (and articles referenced therein). Regresar al texto.
  23. Lewis, C.S., The Business of Heaven (El asunto del Cielo), Fount Paperbacks, U.K., p. 97, 1984. Regresar al texto.
  24. La cita completa: Amazing admission (Un asombroso reconocimiento), creation.com/lewontin. Regresar al texto.